jueves, 23 de agosto de 2018

La Senda de Camille


Hola, que tal?

Pues así como el que no quiere la cosa, llegamos al verano, un verano extraño, sin duda, en el que los nervios por un futuro provisional no elegido ni conseguido (por suerte) por el que hubo que trabajar a la fuerza hasta perder el presente en el que vivía se hicieron demasiado presentes.

Lo siguiente, que podría interpretarse a la perfección por un psiquiatra como mis altibajos emocionales durante este tiempo, no es más que el perfil de la ruta:



En este tiempo era tal la duda y la desesperación por alcanzar aquello tan lejano y tan poco atractivo, algo que en el fondo no quería pero que me sentía con la obligación moral de trabajar hasta dejarme la piel por ello, que literalmente me dejé la piel en ello. Y no solo la mía fue la que me llevé por delante. 


Era necesario alejarse del polvo que estaban formando los escombros caídos de mi destrozado futuro no deseado y puse tierra por medio, una España entera para ser exactos.

Se me ocurrió que el CEX siempre organiza todos los veranos una salida de las gordas, recordaba que el año pasado fueron al Mont Blanc, han hecho el Anillo de Picos... y un 10 de julio cualquiera, cuatro días después del último examen (aprobado, of course) le mandé un correo a Cristóbal, que a su vez se lo mandó a Pencho, preguntando qué pensaban hacer este verano.

Me dijo que estaba organizando una ruta por La Senda de Camille, en Pirineos y que casualmente quedaba una plaza [era pa mi]. Sólo conocía a tres personas de las 12 que fueron, no tenía ni mochila, ni bastones, ni experiencia, y ni puta idea de lo que íbamos a hacer. Les hice el ingreso íntegro del importe del viaje esa misma tarde.



Como Dios aprieta pero no ahoga, poco a poco todo lo que necesitaba fue apareciendo, incluidos los ánimos y un nuevo comienzo...

Jueves, 2 de agosto

Salimos de CT a las 8 de la mañana en dos furgos mas chulas que un 8, y 767 kilómetros, 8 horas más tarde llegamos al campamento base de La Senda de Camille, en Hecho, donde nos explicaron en qué iba a consistir la ruta.

Aquí una foto en el aparcamiento de donde te dan los mapas, en Echo, tras unas 9 horas de viaje.
Se trata de una travesía circular por el Pirineo Occidental, cuyo nombre se debe a uno de los últimos osos autóctonos que tenía en esta zona su hábitat natural:

La travesía consta de siete etapas con un total de 116,5 km de ruta y 7.500 m de desnivel acumulado. Nosotros empezamos en Selva de Oza hacia Gabardito y la etapa de vuelta, la última se hizo de Linza a Sierra de Oza por la versión corta, ya que esta etapa es la más larga y dura, y para hacerla la última pues como que no.

La ruta original es:


120 km de montaña en 7 etapas


En siete etapas, el recorrido te llevará a los refugios de Linza (Ansó), Oza (Echo), Gabardito (Echo), Lizara (Aragüés del Puerto), Alberque Aysa (Somport-Candanchú), Arlet y Lauzart (Lescun-Valleé d'Aspe).

Al final de la página de La Senda de Camille encontrarás dos variantes, una alternativa más suave a la etapa Oza-Gabardito [la que hicimos nuestras mercedes] y una variante para completar el recorrido en 6 días, la etapa Linza-Gabardito.

Llegada al camping de Selva de Oza. No nos costó mucho trabajo averiguar que unos 50 metros más abajo del hotel había un chiringuito entre la vegetación :), donde nos dimos el primer homenaje, empezamos a conocernos y le dimos la bienvenida a una semana que sería memorable.

El camping alucinante y súper cómodo para ir en tienda o furgo.
Nosotros dormimos en habitaciones con su baño en suite (somos asín de chulos)
No nos costó trabajo encontrar el primer tirador de cerveza más cercano XD
La noche transcurrió sin más problemas que un calor increíble, ya que la famosa ola de calor del levante se ve que nos la trajimos al norte. 

Viernes, 3 de agosto - PRIMER DÍA DE RUTA

Recorrido: Selva de Oza - Refugio de Acher - Achar de los Hombres - 
Foya de Secús - Taxeras - Refugio de Gabardito

Tiempo: 7:30 h.
Distancia: 15,3 km
Desnivel positivo: 1.300 m+
Desnivel negativo: 1.040 m-

Selva de Oza >< Gabardito (por Acher)


Rutica:

Empezamos un poco más abajo del camping, dirección al pueblo por la carretera y encontramos el primer sendero que nos viene guay para calentar y empezar a emocionarnos y hacernos fotos, por ser el primer día, error garrafal de novato porque nos hizo perder un montón de tiempo y "aprovechamos" las horas de más sol en la llegada a Gabardito. Las horas están sincronizadas para ir a un ritmo alegre, son más bien optimistas, es decir, si dice que te quedan 7 horas y media será a ritmo espabilado y sin parar, claro.

Nos adentraremos en el frondoso bosque de Oza para acercarnos a las faldas del Castillo de Acher, la montaña más emblemática del Valle de Echo. Pasaremos también por uno de los rincones menos conocidos y más sorprendentes de la zona, Secús y Taxeras.
Juanfer, Eva y yo.
Lo mejor de la foto está a su izquierda, el Sr. Jose de los montes observando imparcial el cartel del Castillo de Acher que nos decía que sí, que era to parriba. O meditando sobre la vida y sus milagros (es un amor)...

La felicidad se reflejaba en nuestras caras.
Las paradas para echarnos crema eran míticas, el calor empezaba a apretar.
De izq. a dcha.: Juan, Lola, servidora, Eva, Juanjo, Lolica, Juanfer, Pencho (nuestro guía), Jose (que me dejó la mochila estupenda de 40 litros para toda la ruta) y Alfonso. Faltan Luis y Bárbara que venían de camino.
No tuvimos cobertura en toda la ruta y al llegar aquí nos emocionamos porque se puso a tope y ya pues llamadas, directos en Instagram, compartir fotos en FB...
Les vaques nos acompañaron casi todo el camino.
Glaciar chulo 

Para ser la primer etapa, fue de las más duras, ya que se nos hizo larga como un día sin pan, y además el lorenzo apretaba de lo lindo. Aún así, tuvimos de todo, vacas, glaciares, refugios de pastores, vimos el espectacular Castillo de Acher, que es una formación montañosa bajo la que comimos y tras la cual alcanzamos la cota máxima y a partir de ahí ya nos enfrentamos a los 1.040m de desnivel negativo hasta Gabardito.

La nena :D
Aquí con mi Jose, que no puede ser mejor tío :)


A mitad de camino, muertecicos de calor, de pronto dijimos.... wait!! Escucha....

Una poza con una cascada!! Nos faltó tiempo para quitarnos la ropa y meternos a remojo. Aquí despues del chapuzón, reuniendo fuerzas que aún nos quedaban algunos kilómetros para llegar.



Como ya digo, la ruta se hizo muy larga y aquí cuando era casi las 5 de la tarde, me hice una foto cuando nos quedaba media hora para el refugio.

Hay que ver lo que cambian las personas despues de una buena ducha y echarse un poco de colonia:


Refugio de Gabardito:


Situado a los pies de Agüerri y Bisaurín, el refugio de Gabardito está a tan solo 14 km del pueblo de Echo (ó Hecho). Dispone de 45 plazas, servicio de bar, restaurante y cocina libre. Se accede por pista asfaltada y hay un amplio aparcamiento. El paraje de Gabardito tiene unas vistas impreionantes a Peñaforca y Agüerri, cuenta con circuito de esquí nórdico y ofrece alquiler de material en invierno y servicio de guías y monitores todo el año. Para llegar, desde Echo, seguir 8 km más hacia la Selva de Oza y tomar el desvío a la derecha, para subir el puerto durante 6 km más.

No hay cobertura de móvil ni wifi, pero sí que los de Movistar pueden subirse a una colina que está detrás del refugio y allí pillan algo. El resto, incomunicados, que tampoco pasa na.



Sábado, 4 de agosto - SEGUNDO DÍA DE RUTA

Refugio de Gabardito - Salto la Vieja - Plandániz - 
Collado de Foratón - (Bisaurín opcional) - Lizara

Tiempo: 6-7 h (con Bisaurín)
Distancia: 13,5 km
Desnivel positivo: 1.347 m+
Desnivel negativo: 1.190 m-

Gabardito >< Lizara
FALTAN LOS 700 METROS DEL BISAURÍN 
Este sería el perfil que hicimos
Rutica:

Esta sería la etapa más corta si no se sube al Bisaurín, ya que de un refugio a otro se puede llegar en menos de 4 horas. Pero la subida al Bisaurín,que es uno de los picos más altos de la zona y un clásico del esquí de travesía en invierno, aunque dura, puede ser espectacular. Otra opción es recorrer la sierra de las Cutas en vez de caminar por los pastos de los puertos de Dios te Salve, Plandániz y Foratón.

Aquí todo el grupico antes de la segunda etapa

Empezamos el camino y vamos poco a poco cogiendo altura, lo que nos lleva a visualizar el pico que hoy vamos a conquistar.




Aquí, en el collado de Lo Foratón (curiosamente como se llamaba el hotel en el que nos íbamos a quedar y por un fallo de la central de reservas los que hicieron la última ruta no pudieron ducharse antes de comer... Pero esto es otra historia que contaré más adelante.)
A las faldas del Bisuarín, antes de atacarlo :)
Nos costó unas dos horas¿?, yo creo que algo menos, subirlo. Como todos los picos, todas las cimas y todas las cosas que cuestan trabajo, siempre siempre siempre, los últimos metros son los más empinados y jodidos. Pero, como siempre, al final todo llega, y tras el esfuerzo de 700 metros positivos en unos 6km pues al final llegamos a la cima ¡y a la segunda ventana de cobertura del viaje! (no sé por qué me recordó a la subida de Peñas Blancas por el embudo)

Las cuatro féminas más guerreras.
La ventana de cobertura a 2.700 metros me hizo recibir varios mensajes del día anterior que me hicieron sonreir de una forma muy tontica y me hicieron muchísima ilusión. Sólo tienes que ver el tamaño de mi sonrisa... 



  Me gustó mucho este símbolo de La Senda de Camille, de la huella del oso en el camino.


Nos tiramos un rato largo en la cima, con la excusa de hacer fotos, sólo porque había cobertura :) 


Yo aquí, conquistando la cima, en una foto espectacular del gran Juanjo, que lo contraté como mi paparazzi personal durante todo el viaje :)


Lo mejor de subir un pico, como siempre, son las increíbles vistas, desde todos los ángulos. Además, este sería el día que más duro camino íbamos a subir. 

Si te fijas, se ve el Aneto (3.404 m), es el segundo pico empezando por la izquierda:




Me encantan este tipo de fotos. Tengo que decir que el mérito no es mío.

Por fiiiiiin, después de pasar más calor que en Cartagena, llegamos al refugio de Lizara: 

Refugio de Lizara:


http://www.lasendadecamille.com/content/cats/46/LIZARA.JPG
A 1.500 m de altitud, a los pies del Bisaurín, el refugio de Lizara está a tan solo 11 km del pueblo de Aragüés del Puerto. Dispone de 75 plazas, servicio de bar, restaurante, aula y cocina libre. Se accede por pista asfaltada entre un frondoso bosque mixto. Hay un amplio aparcamiento. El Llano de Lizara es también circuito de esquí nórdico y ofrece alquiler de material de esquí y vías ferratas. Para llegar, desde Aragüés del Puerto, seguir 11 km más hacia Labati.


Como siempre, y para no perder las buenas costumbres, encontramos los tiradores de cerveza :P


Después de la ducha y antes de la cena, hacemos estiramientos con la gran Eva y repasamos un poquico la ruta de mañana, que ya nos toca entrar en Francia y estamos súper ilusionados.

La nena, Lola, Lolita y Lola (jajja!! nooo, es nuestro Juafer) 

 Domingo, 5 de agosto - TERCER DÍA DE RUTA

Refugio de Lizara - Paúl de Bernera - Valle de
los Sarrios - Ibón de Estanés - Bosque de las
Hayas - Somport (Albergue Aysa)

Tiempo: 6-7 horas.
Distancia: 17,4 km
Desnivel positivo: 1.070 m+
Desnivel negativo: 980 m-

Lizara >< Somport

Esta es una de las etapas más bonitas, ya que tanto el Valle de los Sarrios como el ibón de Estanés llegan a sobrecoger. Tampoco es demasiado dura, pero sí larga.

Rutica:

Se empieza con una ascensión de unas 2 horas, para luego llanear por la Paul de Bernera y el Valle de los Sarrios, bajar al ibón y cruzar el Bosque de las Hayas hacia el puerto de Somport. En la antigua frontera se encuentra el Albergue Aysa.




En algunos momentos de esta ruta se entra en Francia, en el parque nacional, y se empiezan a perder los hitos pintados del camino, pero hay carteles y también hitos de piedras.



  

Y llegamos al Ibón de Estanés




Aquí comimos y nos pegamos un bañico que nos sentó de lujo.





Después del baño, había que continuar porque nos quedaba entrar en el Bosque de las Hayas y bajar a Somport.






 Se veía la estación de esquí de Candanchú.



Y tras una bajada en la que se escuchaban coches, pero parecía que nunca llegábamos, apareció:

Albergue de Aysa (Somport):

A 1.600 m de altitud, a medio camino entre las estaciones de esquí alpino de Candanchú y Somport, el albergue Aysa está situado frente a la antigua frontera. Dispone de 50 plazas, servicio de bar, restaurante y tienda. Se accede por la carretera nacional N-330 desde Jaca y es también alto en el camino para peregrinos a Santiago. Hay un amplio aparcamiento. A tan solo 1km se encuentra también la estación nórdica de Le Somport en Francia.
Para llegar, desde Jaca, seguir dirección Francia por la N-330.




Esa noche me dio un bajón impresionante que me hizo mandar un mensaje en una botella. Llevábamos tres días de ruta y mis gemelos se parecían a piedras del Portús. También me dijeron que la ruta del día siguiente era todo cuesta arriba (1.150m+) y además en el refugio no habría duchas.

Mi motivación a partir de ese punto experimentó una inflexión. Los japoneses tienen el mismo símbolo para representar crisis y oportunidad, y es cierto que en las mayores crisis es cuando vienen las mejores ideas.

Jose me vio la cara de desesperación y me descargó un poco las piernas, pero me dolían tanto que no se pudo hacer mucho. Mi mensaje tuvo una respuesta: Que comiera bien para recuperarme, y lo orgullosa que iba a estar al acabar. Yo en ese momento sólo pensaba en mi casa, como E.T. Intenté hacer caso, relajarme, volver a ponerme las botas, ajustarme el compeed del meñique y volver a levantarme con la sonrisa puesta.

Juanfer, la nena, Juanjo, y abajo Lolica y la gran Eva :)

Lunes, 6 de agosto - CUARTO DÍA DE RUTA

Albergue Aysa - Bosque de Sansanet - Bosque
de Espelunguère - Col de Lapachouaou - Lac d'Arlet

Tiempo: 6-7 horas.
Distancia: 18,9 km
Desnivel positivo: 1.150 m+
Desnivel negativo: 780 m-

Somport >< Arlet

Rutica:

Entramos en la vertiente francesa, con sus densos bosques, sus cabañas de pastor de ovejas y su fantástico queso del país. El circo de Aspe y el valle de Espelunguera son dos de los puntos más bonitos de esta etapa, sin desprecio del lugar donde se encuentra el refugio, el ibón de Arlet, con impresionantes vistas al Midi d\'Ossau. 

También, cuando estés en el refugio, en 20 min puedes alcanzar la frontera y, si la tarde está despejada, echar un vistazo a Aguas Tuertas, un rincón impresionante del Parque Natural de Los Valles Occidentales.

Esta es la antigua frontera de Francia, empezábamos una ruta que en un principio tenía un perfil con la mayor subida al final, pero al final resultó que fue una ruta preciosa, y no nos pareció nada dura.


Por el camino hay un montón de frambuesas que están super dulces.

 








Cuando vimos el refugio, que fue el punto más alto, abrimos otra ventana de cobertura y aprovechamos para hacer directos por Instagram.

Refugio de Arlet:

http://www.lasendadecamille.com/content/cats/46/ARLETREFUGIO.gif
A 2.000 m de altitud, a los pies del Ibón de Arlet, el refugio es el único de la travesía que no tiene acceso por carretera. Se llega caminando desde distintos puntos. Entre otros,  por España, desde Aguas Tuertas, en la cabecera del valle de Echo; en Francia, desde las Forges d'Abel, por Espelunguère. Dispone de 43 plazas, servicio de bar, restaurante y cocina libre.


Qué contentos nos pusimos al ver el refugio y el lago donde nos tuvimos que quitar la roña del día, ya que este es nuestro famoso refugio sin duchas.

Resultó que fue uno de los más bonitos. Y mi motivación a partir de aquí ya fue subiendo, ya que hice caso a la respuesta del mensaje en la botella. Las piernas ya no me dolían, me encontraba mucho mejor y volví a pintar una gran sonrisa en mi cara.


Este es el lago donde nos bañamos.



Las cenas de los refugios eran bastante abundantes, y mira qué cartelito en pizarra.


 




Martes, 7 de agosto - QUINTO DÍA DE RUTA



Refugio de Arlet - Col de Saoubathou - Puerto
de lo Palo – Labrenère - Lescun

Tiempo: 7 - 7:30 horas.
Distancia: 19,5 km
Desnivel positivo: 520 m+
Desnivel negativo: 1.640 m-
Casa rural Gîte Milhet (Lescún)

Arlet >< Lescun

Caminaremos casi en paralelo a la divisoria de las dos vertientes pirenaicas. Los puertos de Saoubathou y Lo Palo han sido transitados por el hombre a lo largo de la Historia: para ir a trabajar o para huir de las Guerras.

Estos pasos se cobraron a veces la vida de los caminantes si la huída se hacía en invierno, pero también fueron testigos de la solidaridad de los vecinos anónimos de uno y otro lado, que arriesgaban su vida para ayudar a los evadidos.

El descenso hacia el valle de Lescun nos sumerge en la tranquila vida de los pueblos bearneses. Las escarpadas cimas del Circo de Lescun contrastan con el verde intenso de los prados salpicados de casas-borda y ganados pastando.




El Camino de la Libertad no se trata de un eufemismo ni de una marcha hacia la Independencia. Para entender los orígenes de este recorrido, tenemos que remontarnos a épocas de la Segunda Guerra Mundial, en la zona sur de Francia, donde se trazaron distintos caminos secretos por el Pirineo para escapar de la guerra y llegar a territorio catalán.


Eran épocas de hambruna en territorio español tras la Guerra Civil pero el miedo a las deportaciones y las bombas era todavía mayor. Franceses y judíos, también soldados americanos que se precipitaron de los cielos con sus paracaídas, se unieron en ese larga marcha por collados nevados para cruzar la frontera y escapar de los nazis.

 

Había un montón de caballos justo por la valla del Sendero de la Libertad.



 La sensación de meter las patorras a remojo, mientras los demás se bañan...



De camino entramos en Mordor. Era como una especie de pasaje del terror donde hacía frío, había telarañas y estaba oscuro. Había niebla y una humedad increíble.

 

Al fin, después de una cuesta increíble que parecía interminable, nos encontramos con el País de las Maravillas francés.

Casa rural de Lescún:

Esta temporada han variado las circunstancias y nos alojaremos en el pueblo de Lescún. Podremos disfrutar de las callejuelas y la atmósfera de este lugar, así como de sus servicios.
http://www.lasendadecamille.com/content/cats/46/LESCUNPUEBLO.jpg



   
           

Luego, fuimos un poco mas arriba en el pueblo (a buscar el bar,... bueno el restaurante donde ibamos a cenar.) Y nos encontramos con una sorpresa!!!



Me mandó un mensaje Rosario un par de días antes para tomar una cerve, y claro, le dije que estaba en los Pirineos. Y me soltó: Pues vaya excusa mas mala! Y estaban allí! En Lescún.



  

Aquí la sorpresa, primero ví a Juan, y digo yo: Esta cara me suena :D Y luego caí... Que buena tarde, en Francia, na menos.


Aquí el grupo de los VIPs probando la bebida local.


Entramos en la única tienda del pueblo a comprar algo para picar y para el día siguiente. Como siempre que sales del país (o del Mercadona de tu pueblo) las cosas de las estanterías son rarísimas.

 

Antes de cenar fuimos a dar un voltio por el pueblo, que era muy diferente de todo lo que habíamos visto hasta ahora. "Estábamos en Francia..."

 
  
  
   
  

La casa rural era un espectáculo por dentro y por fuera. El complemento perfecto eran las vistas.

 

Aquí el equipo nocturno apatrullando las calles de Lescún. Ojo a mis sandalias, monísimas.



Después del día sin duchas, bañándonos en el lago, disfrutamos de unos cuartos de baño de hotel de lujo, con un secatoallas que nos secó toooooda la ropa que lavamos en un plis. Era tal la emoción de las habitaciones de hotel, dobles y con baño en suite que nos duchamos dos o tres veces cada una, por miedo a no encontrar otra mañana, jaja.


Miércoles, 8 de agosto - SEXTO DÍA DE RUTA

Lescún - Mazouza - Ansabère - Col de
Petrachema - Foyas del Ingeniero - Linza

Tiempo: 7 h.
Distancia: 16,6 km
Desnivel positivo: 1.290 m+
Desnivel negativo: 790 m-

Lescun >< Linza

Rutica:


La etapa arranca por pista asfaltada, pero la impresionante vista del Circo de Lescún, con las moles rocosas de Les Billaires, Mesa de los Tres Reyes y Petrachema nos deleitarán el camino.



En el llano de Ansabere podemos aprovechar la última ocasión de comprar queso francés. A partir de allí, la subida hasta las Agujas nos exigirá más esfuerzo. Entramos de nuevo en Aragón y descendemos hacia Linza entre hayas centenarias.

Salida hacia Linza desde Lescún, 6ª ruta de la travesía
Se vino Rosario con nosotros a hacer esta ruta, y Juan se quedó de apoyo logístico en la furgo, cargando con bolsas con casi todo el peso de las mochilas, así que esta ruta, que fue dura de narices, sobre todo por pasar por las agujas de Ansebere se hizo un pelín más asequible gracias a estos amigos que nos parecieron la virgen y san jose :D

 

A Linza que vamos...


De camino, que resultó precioso, como todas las rutas, nos encontramos con las Agujas de Ansebere,  (2.377 m) que sé de uno que se hubiera quedado con muchas de escalarlo...todo se andará.


Hubo que esperar que se despejara la niebla para hacer las fotos, fue impresionante la primera visualización de las agujas y entre la niebla.


De camino, en el cual Rosario nos estuvo contando historias que nos hicieron el camino más corto, y luego nos dijo que era para eso, porque la verdad es que los kilómetros eran largos... Nos encontramos una de las muchas cabañas de pastores que había por el camino.

 

La hora del almuerzo en la montaña ya sabemos todos que es sagrada.

La nena en la hora del almuerzo montañero
Después del almuerzo, hay que seguir que la que nos espera es guapa.

 

 

Ya empezando a subir por el collado.



     


Aquí con los amigos de Castellón, que hicieron la ruta a la par nuestra y nos los ibamos encontrando por todo el camino.


Aquí con los amigos de Castellón
Noo, no es cansancio. Bueno sí, pero de ese que te gusta, del que merece la pena.
Esto fue ya en la bajada, cuando quedaba un suspiro que se nos hizo cortíííííííííísimo. Y yo creo que era porque ya estábamos en la recta final de la travesía y nos dábamos cuenta de que todo lo bueno se acaba (afortunadamente, lo malo también).


 

 

Ya casi llegando al refugio, donde se olía la civilización, pero sin cobertura ni wifi, again. 


Refugio de Linza:
http://www.lasendadecamille.com/content/cats/46/LINZA.jpg
A 1.340 m de altitud, en el valle de Ansó, el más occidental del Pirineo aragonés, está situado a 20 km del pueblo, más allá de Zuriza. Dispone de 79 plazas, servicio de bar, restaurante y cocina libre. Se accede por pista asfaltada desde Ansó y desde Isaba y cuenta con aparcamiento. El paraje es también un centro invernal, con pistas de esquí nórdico. Es también punto de salida ideal para ascender la Mesa de los Tres Reyes.
Había unos cuadros de chicas desnudas escalando que me dieron ideas para mi próxima sesión de fotos con mi fotógrafo favorito :D
    
   

 

Antes de la cena, estuvimos dando un voltio por los alrededores que había un riachuelillo muy mono y unas paredes de escalada muy majas.


Estas foticos las hizo Juan con mi iPhone, que estuvo un rato entretenido viendo porno para insectos XD

 


Y bueno, pues con la excusa de mirar el mapa y socializar, pues catapúm! 

Pues sí, aquí también había cerveza :)
Y un poco de vino también.
Aquí un poco del refugio por dentro.

 


Aquí ibamos contentos porque íbamos a cenar :)


Y colorín colorado, esta ruta se ha acabado.


Jueves, 9 de agosto - SÉPTIMO DÍA DE RUTA

Linza - Paso del Caballo - Plana de Diego -
Foyas de Gamueta - Paso de Anzotiello -
Guarriza - Selva de Oza

Tiempo: 6 h.
Distancia: 15,3 km
Desnivel positivo: 800m+
Desnivel negativo: 1.050m-

Linza >< Selva de Oza

Nos levantamos a las 6 de la mañana, y estaba diluviando y granizando. Aquí estamos el comité de valoración, viendo a ver...


Finalmente, apelamos al sentido común, sobre todo yo que me pregunté: ¿qué pensaría un verdadero montañero? [Oh sí! pensé en una persona en concreto] Y claro, sólo me venía un pensamiento a la cabeza: "Ten cuidado".

Y menos mal que Juanjo pensó lo mismo, y después de un debate con el grupo, en el que la gente quería irse, con algunos ajustes y tal, Juanjo y yo nos quedamos en el Refugio de Linza, y los compañeros volvieron a descargar enseres para la furgo de Juan y Rosario, a los que esperamos pacientes a que le levantaran mientras veíamos al grupo tirar hacia la última ruta.

Rutica:

Frente al refugio de Linza tomaremos el camino para alcanzar el paso del Caballo y seguir hacia Anzotiello, Mallo Gorreta y los Quimboas, entre otros, que parecen una muralla infranqueable. El descenso hacia Guarrinza nos permitirá ver vestigios prehistóricos. Y en la Selva de Oza podremos disfrutar de una cerveza bajo el haya monumental de la cantina.

Aquí estaba granizando
A pesar de todo, sacaron las polainas ¡por finnnnn!, los chubasqueros, las fundas de las mochilas, y salieron al monte.



Nos quedamos Juanjo y yo hablando un rato sobre la vida mientras se levantaban Juan y Rosario. Que cuando nos vimos lo primero que dijo Rosario fue: ¡Pues os venís con nosotros! Así que no hizo ni falta pedirlo.

 Y... pues no lo pasamos mal del todo! De turismo por Ansó




Al principio del pueblo hay un centro de interpretación en el que pudimos ver toda la zona que pateamos, en version mini. Nos imaginamos como pin y pones con mochilas y gorros por alli.



Las calles de Ansó como un cuento de la edad media (o de antes de la guerra, mas bien)




Hay una iglesia muy típica, que le echas un euro y se encienden las luces.

 


 

Aquí, Juan dándonos el sermón de la mañana :D


Las calles eran dignas de estar haciéndoles fotos todo el rato. Los Pirineos son así.


 


Este cartel de PROHIBIDO CANTAR en el hotel Lo Foratón de Hecho me volvió loca.


Hubo un pequeño problemilla con las reservas del hotel y cuando vinieron los chicos de la última ruta que acabó en Sierra de Oza, donde teníamos las furgos, resultó que no podían ducharse ni alojarse. Así que, tras resolver el problemilla nos fuimos a alojarnos en Siresa, que está al lado y además es super bonito, con una catedral y todo.

Último día del viaje, ya vestidos con ropa de persona normal.
Después de comer, ducharse y todo eso, fuimos a dar una vuelta por Ansó, de nuevo, porque los chicos que hicieron la ruta no la habían visto. Por la tarde empezaba a refrescar un poco ya.

 

 

Bueno, pues casi acabando ya este maravilloso viaje, nos encontramos con Pablo, del GR-92 y su mujer, que estaban allí (qué pequeño es el mundo). Habían dejado a sus 4 churumbeles en un campamento en Cuenca, del que venían de verlos, y con su furgo y sus cuerdas se dedicaron a disfrutar de unos días de subir picos, escalar y jornadas gastronómicas de carne del norte que no se les olvidarán nunca. No me dan envidia porque sé que yo lo haré también más pronto que tarde :)


Y bueno, pues ya hemos terminado este maravilloso viaje de 8 días por los Pirineos Occidentales. Nos llevamos la mochila cargada de experiencias, de momentos y de amigos con los que compartiremos más aventuras.

Y también nos llevamos (por lo menos yo) una nueva manera de pensar y de sentir. Aceptación. Que no importan las circunstancias, que no podemos tener control sobre lo que nos pasa, pero sí somos responsables de lo que hacemos con lo que nos pasa.

Todo el grupo en la comida de fin de ruta
Que no existe el fracaso, sino resultados no esperados, por tanto debemos aceptarlos y aprender de ellos sin protestar y cambiar el plan para llegar, pero nunca el objetivo.

Mucha suerte y siempre... Buen camino.

Y aquí os dejo varios enlaces para que sepáis quién nos inspiró para esta maravillosa ruta. No sin antes darle las gracias a Pencho, nuestro guía, que se portó como un profesional de la amistad y de saber estar, sin él hubiera sido muy distinto. Mil gracias a Pencho y por supuesto, al Centro Excursionista de Cartagena por hacer posible estos trozos de vida que le dan sentido. 

http://www.lasendadecamille.com/oso-camille.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/29/ciencia/1288351520.html

https://www.diariovasco.com/v/20101030/al-dia-sociedad/noticias-camille-ultimo-pirineo-20101030.html