sábado, 14 de diciembre de 2013

La Almudayna


Antes de empezar, me van a permitir ustedes una licencia. Hace unos tres meses ya (23 sept. 2013), mi vida cambió para siempre. Un giro inesperado. De esos acontecimientos vitales que suben la escala del estrés de Holmes a un peligroso mayor que 100. 

Había esperanza, siempre la hubo, hasta el final.

Todos pensábamos que ibamos a salir de esta. Que iba a ser un bache pasajero, un tropiezo. Pero al final no fue un bache, fue un corte en el camino, un abismo abierto de repente. El destino cuando menos te lo esperas suelta un golpe y te demuestra quien es el que manda aquí.

Siempre decía que estaba bien, hasta el día de antes cuando se lo preguntaba el médico, que no le dolía nada, claro que tenía la morfina a 45 (empezaron con 10). Después poco a poco se fue apagando hasta que con nuestras manos cogidas dejó de respirar.

Aún no soy consciente de que puede que ésto sea lo más duro que haya experimentado nunca, al menos hasta ahora. 

En la vida y en el deporte muchas veces es necesario tener la cabeza fría para que el mundo no se derrumbe bajo tus pies.

Walk on… Go run…
_________________________________________________________________



Erase una vez unos senderistas que soñaban con ser corredores. Y por el mes de mayo comenzaron a entrenar. Comencemos por el principio.

Yo empecé a hacer ruticas chulas con el CEX de Cristobal allá por el mes de marzo. 


En una de esas (que por cierto creo que fue la última que hice):


http://rutasysenderosprodigiosos.blogspot.com.es/2013/05/arroyo-de-letur-llano-de-la-vida.html

Y después de 27 Km (como la de mañana, volvemos a los orígenes) pues decidí que me iba a apuntar a la Ruta de las Fortalezas, pero no quedaban dorsales, así que me dieron el teléfono de un tal Gerardo, que tenía un grupo muy gracioso "Al Trote Cochinero", y el día que quedamos lo conocí a él a un montón de gente genial.

http://rutasysenderosprodigiosos.blogspot.com.es/2013/04/entrenamiento-para-las-fortalezas.html

Y bueno, pues como se dice, una cosa llevo a la otra y al sábado siguiente le dije a mi amiga Sara y a mi amiga Esperanza que por qué no nos íbamos de excursión con unos amigos nuevos que había conocido, y allá que nos fuimos a la de Calblanque, y seguimos conociendo gente…



En el mismo día…. Toooodo el mundo apareció… para quedarse.






Fue genial.

Un grupico de senderistas de esa excursión, que se habían aficionado a trotar me convencieron para ir a entrenar con ellos un día, yo no había corrido en mi vida, creo que fuimos a entrenar el cross de Alumbres, me moríaaaaaaa, y esa misma semana repetimosssss y me llevaron ¡Oh, my! a la Algameca por Navantia, y mira pues me gustó la sensación que se te quedaba después de pegarte una paliza y resulta que es hasta adictivo.

Y bueno, por qué no decirlo, la costumbre de los estiramientos que esta tan extendida entre los deportistas.

Y seguimos conociendo gente maravillosa...


Y sin pensarlo, pocas semanas después, en junio, estábamos ya en MI primera media maratón de montaña, la Mamut Trail Race:



Y seguimos entrenando y conociendo amigos, el Facebook estaba que echaba humo… ;) y aún con todos estos meses estando mi padre en el hospital, mi felicidad iba aumentando, a pesar de los altibajos lacerantes y punzantes de la enfermedad.

Esto me hacía que todos los días que iba a verlo y cuando me quedaba a dormir con él en el hospital, aún con la mascarilla puesta, le contagiaba mi entusiasmo, le contaba las anécdotas con mis nuevos amigos, y él también se sentía feliz de ver que yo lo estaba. 


Incluso el día que sabía que ya no había solución, y que el final estaba cerca, nunca me dejasteis sola y yo no fallé.

Once días después del final, el 5 de octubre, no fallé. Vosotros tampoco. 

Llegó la carrera para la que nos estábamos entrenando, la famosa Almudayna, y allí estábamos, preparados para todo, y cómo no seguimos conociendo a gente y sonriendo, a pesar de todo.


Y había que dar la talla.


Fue duro, pero nos habíamos entrenado para ello, e incluso me sentía preparada para dar yo aliento a quien lo necesitara, a pesar de todo.


Y cómo no, amigos de siempre metidos a corredores, que siempre es un placer encontrarlos por aquí.





Y cerrando el círculo… Volvemos a empezar.
Buen camino a todos, nos vemos en el monte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te ha parecido la ruta...