lunes, 8 de septiembre de 2014

Específico La Azohía - Peñas Blancas (o La Azohía - Isla Plana - Rockola, en mi caso)

"...Y al final del día...Tus pies deberían estar sucios, tu pelo enmarañado, y tus ojos brillantes…"



He tomado esta frase prestada del muro de una amiga del FB porque me ha encantado, igual que me encanta su forma de vida y de ver la vida, creo que sólo nos hemos visto una vez pero me mola su rollo y punto.


Puede que se trate de ciertos periodos en la vida en el que han pasado varias cosas chungas seguidas, y los ánimos estaban bajo mínimos, e incluso ahora pasado el tiempo te das cuenta de que también te cruzaste con personas tóxicas, que sacaron tajada de ese mal estado de ánimo ¿cruel, verdad? La vida es cruel e injusta, pero aún así siempre ganará el que mejor aguante los golpes, no el que golpee más fuerte, tenlo en cuenta… 


Cuando te das cuenta de esto, empiezas a coger las riendas, al principio siempre está oscuro y luego



Hacía un calor del copón y a quién se le ocurre hacer un específico con este calor y al lado de una playa que me encanta.


Al principio era todo luz y color…


Encuentros esperados, fugaces y potitos...


Hacer las gamberras un poco que no falte, por favor...


Empezamos casi al lado del mejor chiringuito a este lado del Mediterráneo, el  Rockola, desde aquí un abrazo gigante a mi amigo Antonio que me rescató  del sopor de un paseo asolanao de más y solitario mientras daba un paseico en bici, para una buena conversación de esas de las que luego te acuerdas y sonríes como el icono del whatsapp vacilón.


Y venga dejaros de tonterías y al ataque, o eso pensaba yo.



Sí, ese cuerpo que va detrás del pelotón, soy yo.


Menos mal que el primo Dani iba de escoba (que bueno es) y otros dos chicos muy amables y me acompañaron un rato hasta el principio de las casas de San Ginés, pero les dije que tiraran millas que yo no podía. Madre mía, las 5 de la tarde en pleno agosto y yo sin entrenar na de na, al lado de la playa, un montón de chiringos abiertos…. el diablillo de la izquierda de mi cabeza volvió a actuar.


Los chicos subieron hasta Peñas Blancas y sacaron unas fotos de miedo.



Dejando constancia por supuesto en el refugio.



Mientras tanto, en la única sombra que pude encontrar, ya en Isla Plana, hice una llamada de auxilio… Sólo quería que alguien me escuchara decir:¡Me muero de calorrrrrrrr!






Después de quedarme descansando de mi proeza, volví sobre mis pasos con idea de pasar una tarde aburrida de senderismo en la Torre de Santa Elena pero no fue así, afortunadamente... de camino a la Chapi fue cuando me encontré al empresario más envidiado de la zona, y la tentación crecía. 

Los chicos iban a venir de noche así que no hubo más remedio que esperar...



Y los chicos llegaron y había que celebrarlo.



Aquí con el Maestro, una morena y una rubia :D


Y hasta aquí, una de calor impresionante que dejó una tarde fantástica en todos los sentidos.

Muy bueno el jamón de Esther Sánchez, que idea más sabrosona… Oye que mañana hay otro específico con convivencia en Calblanque, no te digo na y te lo digo to. Guapa!!



Tengan siempre Buen Camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te ha parecido la ruta...