viernes, 19 de agosto de 2016

Subida al Mulhacén con Runtri (3.482 m)


Hola, ¿que tal? 

Bienvenidos de nuevo al blog más extraño del mundo. Hoy les vamos a hablar del llamado techo de la piel de toro, situado (esto es por algo, seguro) en la singular Sierra Nevada en la provincia de Granada.

Mira por donde, ésto me recuerda a la vez que estuve allí..., bueno he estado muchas veces porque me encanta y no sé por qué se me parece a Cartagena, como que soy de allí igual, no sé cómo explicarte, que cuando voy a Granada me siento como si hubiera nacido allí, llámame loca pero me encanta (Granada, no que me llames loca.)

Aquí yo en La Alhambra en 2011, trabajando de ingeniero de cables, cosas enchufables y programables, vivía en Santo Ángel y aun me hablaba con el que me fui al viaje, cómo cambia el cuento caperucita.



Pues al filo de las 6 de la mañana de hoy hace justo dos meses salimos desde el Eroski camino de Capileira, unas 5 horas y pico de bus con paradas, algunas un tanto extrañas, como cuando me llamó mi madre a las 8 de la mañana para preguntarme dónde estaba el rallador del tomate (OMG! Yo que seeeee :S)

Después del viajecito que no se nos hizo pesado, yo creo que porque pensamos todos en aprovechar ese tiempo sentados, llegamos al pueblecito de las Alpujarras donde fabrican todas las jarapas de colores del mundo.



Yo tuve un pequeño despiste que fue no darme cuenta que el bus se iba y me había dejado fuera la mochila de cambio de ropa con los tenis, bolsa de aseo y demás cosas que pesaban y ocupaban bastante, con la idea de dejarla en el bus y cambiarme al bajar, peeeeero pues mira que el bus se fue y no había forma de que volviera ni de dejar la mochila en Capileira, porque no ibamos a volver allí, y mira que el pobre Pedro estuvo buscando la manera de arreglar el desaguisado, pero viendo que era peor el remedio que la enfermedad y gracias siempre a la ayuda de los amigos, nos repartimos la carga y enseguida nos pusimos en marcha.

Nos esperaba una ruta desde Capileira a 1.436m hasta el refugio de Poqueira 2.500m de unas 6 horas (que al final tardamos menos de 5, semos unos makinass), es decir que en unos 10 km ascenderemos unos 1.100 metros de desnivel positivo.



De momento el camino estaba siendo asequible, de no ser por el solazo y el calor, pero de charra con las chicas y con Toñi siempre contándonos cosas de sus nietos y de sus viajes que siempre nos hace los caminos mas divertidos. ¡Te quiero mami del monte :*! 



Cuando dio la hora de comer pues comimos, y hubo una anécdota sobre cierta nínfula que se disponía a darse un baño en pelota picada esperando una soledad que no tuvo, ya que nosotros teníamos que pasar por un puentecito muy bucólico que lo fue mucho más tras la sorprendente visión que experimentamos con la misma sensación con la que no apartas la mirada de un accidente de coche. Pobre mujer, no salió del río en todo el rato y eso que el agua tenía que estar helada, no me imagino la tersura de su piel al salir.


Qué rico estaba el gazpacho de Inma!! :P


Aquí las mosqueteras troteras ¡falta Toñi! justo antes de emprender la segunda parte (y la más dura) del camino hasta el refugio.

 

Y seguimos subiendo y subiendo...


Tengo que decir, por si alguien no se ha coscado, es que esta subida al pico más alto de la península no se hizo por el lado fácil, como hice yo un día, por una ruta que ¡Dios mío! podían subir en bici, me río yo de Janeiro... Que bueno, si quieres hacerla por el lado fácil puedes hacerla, pero luego no me digas que eres montañero ni ná:


Subida por el Alto del Chorrillo: 

Por aquí pues es mucho más dura, pero también más bonita, porque estas cosas están diseñadas asi, menos mal. 

La nuestra es la subida desde Capileira por el Río Mulhacén, con parada técnica en el Refugio Poqueira, y bajada por las Acequias y el sendero de las Siete Lagunas. (Así Pedro??)



Tras 4 horas y pico largo de subida, divisamos el fantástico Refugio Poqueira. Te aconsejo que pinches en el enlace pues los servicios son estupendos.







Y para muestra un botón.


Y sí, la leyenda de la Alhambra helada y las palomitas es cierta. Subiría de nuevo por allí sólo por el momento en que el guarda me da una Alhambra tan fría que me helaba la mano, un cazo de palomitas y nos sentamos a ver atardecer en la puerta del refugio.

Esto, amigos, es FELICIDAD.





Al día siguiente, 19 de junio nos levantamos a las 7:00 y bajaremos a desayunar ya con la mochila arreglada y con todas nuestras pertenencias ya que no volvemos al refugio.




Así que nos despedimos de una tarde maravillosa donde coincidimos con el grupo de los Paquetazos y por la mañana compartimos un trocito de ruta con ellos. Aquí se han currado un vídeo muy chulo que comparto con su permiso :)



La ruta es de unas 3 horas aproximadamente, así que sin rechistar empezamos lo más duro de todo, ya que quieras que no en el refugio no se descansa como en casa y menos después de 5 horas de subida y 6 horas de bus, en fin pa que te cuento. ¡Venga parriba!


Empezamos a subir 3 horas que se me hacen interminables por el cansancio, hace frío ya bastante pero nunca perdemos la sonrisa.


¡Mira qué guapos! A sus espaldas, el camino...


Ya empezamos a ver nieve de la buena en pleno junio y seguimos. La ruta es preciosa, super montañera por el Río Mulhacén:



Un aplauso de media hora para nuestro guía, el capitán de las montañas, el Sr. Pedro Expósito (plas, plas, plas - aplausos).

Sí, ya sé que no te gustan estas cosas, pero así es Pedro, sabes que te queremos por ser como eres y de vez en cuando pues hay que decirlo, no se te vaya a olvidar ;)


Después de una interminable subida en la que no me quejé casi ¡llegamos a la cima! De 2.500 m a 3.482 m, otros casi 1.000 m positivos, esta vez en poco más de 4 km :D 


Dolor es la palabra que estaba buscando...









Y al fin llegamos, y les hicimos un pasillo muy chulo a los chicos que llegaban aquí por primera vez, me hubiera gustado pasar, pero fue genial aplaudir a nuestros compañeros coronar por primera vez el pico más alto de España, sólo por detrás del Teide.





Amelia, eres genial. No paraste de animarnos a todos todo el rato, cuando ya creíamos que no podíamos más la escuchábamos venga a reírse. Con eso me quedo, con el sonido de la risa de Amelia a los 3.400 m de alto.


Y llegó el momentazo fotos desde todos los ángulos, perspectivas, selfis, no selfies, te la echo, venga y ahora te la echo yo, ponte asi y asao, y un largo etc. Asi que en resumen, aquí tienes un vídeo que hice con el móvil:

  

Y la mega foto finish!: Holaaaaa mundooooooo.




Y.... Hora de bajar! 

Por el sendero de las Siete Lagunas y las Chorreras Negras hasta Trévelez. Si la subida te ha gustado, la bajada de 3.482 m hasta el pueblo más alto de España (1.700 m) tiene telita.

Unos 2.000 m de desnivel negativo que nos hace pupita en las rodillas, pero que aguantamos estoicamente y bien rapidico algunas. 

¡Mira! Una cabra :D 


Bajando por esta ruta hay unos paisajes espectaculares. Llegamos a un sitio que el llaman la Laguna del Perro porque tiene forma de un perro de esos pequeños.



Seguimos bajando y ya estamos tan relajados... Se nos nota en las caras 


Aquí con la jefa :)


La verdad es que el camino es espectacular.

Vaquitas y caballos que nos encontramos por el camino.



Y por fin tras 3 interminables horas en las que sólo pensabamos en comer y beber (es la verdad, no hay que mentir que esta feo) divisamos Trevelez.





Y ya no hay más fotos, excepto la última que es esta cuando entramos al pueblo:




Y el famoso plato alpujarreño que devoramos como si no hubiese un mañana, pero muy despacito para que nos durara mucho. Ni caviar ni pavo, esto es el mejor manjar con diferencia que he podido probar en 37 años, salvando las distancias con la leche que me dieron (supongo que el esfuerzo realizado tuvo mucho que ver)



Oh Dios mío, y con esto concluye el viaje al Mulhacén
 ¿te ha gustado?

-------------


En todo el tiempo que he estado escribiendo, y ya son las 2:12h de la madrugada del viernes al sábado, con los amigos de la Gas dando por saco de música ambiental como todas las noches, estaba pensando en la forma de cómo incluirte. Y sólo se me ocurre una cosa: una dicotomía. Lo que hay existe porque no existe, no está y por eso está. Es como el silencio, en el momento que se pronuncia, desaparece. Cómo algo tan etéreo puede ser tan real, pero sólo en el alma. No puede salir a la superficie. Fuera de la piel no debe existir. Esto explicaría por qué han cambiado tantas cosas dentro de mi, por qué ya no soy la misma. Por qué, aunque el mundo exterior visible siga siendo el mismo, el interior es tan diferente.

Ahí lo tienes.

https://www.youtube.com/watch?v=0Vr7p5CYWBM

No es alma, es química




Nos vemos en el Llano ;)
Siempre buen camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te ha parecido la ruta...